entrenamiento

Que hacer si tu perro es agresivo

Tal vez tienes un perro que en casa se comporta bien, pero al salir a parques o sitios públicos puede tornarse agresivo o no ser sociable con otras personas o perros. Hay una iniciativa mundialmente reconocida como #TheYellowDogProject la cual promueve el uso de listones de diferentes colores, que amarrados a la correa pueden mandar un mensaje a quienes tienen un perro con necesidades especiales, su réplica en México es #MovimientoRomina el cual fue iniciado a raíz de un accidente con consecuencias fatales en un parque canino, ocasionado por un perro agresivo y un dueño irresponsable.

romina.jpg

Hoy nos enfocamos en el comportamiento agresivo, hay reglas de oro para combatir la agresividad y varias claves para llegar a una solución. Te explicamos como.

¿Por que un perro se puede mostrar agresivo?

1- Para proteger algo o alguien, (juguetes, territorio, comida, otros perros que viven en el mismo hogar, o a sus humanos)

2- Alejar amenazas, cuando tiene miedo o están nerviosos.

Sabemos que ésta no es la tipificación clásica de la agresividad que se suele hacer desde la etología. También nos faltan algunas explicaciones acerca de otros tipos de agresividad como son la depredadora o la agresividad patológica, pero nos permitimos simplificar mucho para avanzar en lo que queremos explicar.

El problema de la agresividad canina

Ésta en muchos casos, ni siquiera tiene una solución rotunda y definitiva. No queremos desmoralizar a nadie, pero la agresividad plantea dos grandes problemas:

1- Está vinculada a la carga genética del perro: algunos perros tienen una predisposición genética a la agresividad. Por suerte, no toda la responsabilidad es de la genética y se pueden conseguir grandes resultados evitando estimular al cachorro con juegos bruscos, así también con un buen manejo del ambiente en el que vive y se desarrolla el perro.

2- Se convierte muy fácilmente en un hábito:  cada vez que un perro se muestra agresivo y, con ello, consigue lo que busca (alejar una amenaza o ganar un recurso), aprende que esa estrategia funciona. Como la agresividad le resulta efectiva, termina por adoptarla como un comportamiento habitual. La agresividad puede convertirse en una espiral ascendente difícil de frenar.

La Regla de Oro en cualquier caso de agresividad canina es eliminar, tanto como sea posible, las situaciones conflictivas que activan la respuesta agresiva y de estrés  del perro. Cuantas menos oportunidades tenga el perro de convencerse de que la agresividad le funciona a la hora de conseguir lo que quiere, mejor.

¿Cómo puedes solucionar este problema?

1- Identificar la motivación del perro (¿Es ofensiva o defensiva?): ¿Muestra agresividad porque tiene miedo o porque se siente capaz de competir por un recurso? Es muy diferente tratar a un perro que tiene una actitud ofensiva u a otro que tiene una actitud defensiva.

2- No aplicar castigo para solucionar el problema: si un perro se muestra agresivo porque tiene miedo, tengamos claro que no vamos a avanzar si intentamos corregir ese comportamiento pegándole o jaloneándolo con collares de picos o eléctricos.

3- No corregir sino reconducir: un perro que responde con agresividad lo hace porque no ha encontrado otra respuesta más efectiva o mejor. Si no queremos que agreda, tendremos que ofrecerle una alternativa, enseñarle qué queremos que haga en vez de agredir, y premiar cuando tiene un buen comportamiento.

Tal vez a un perro con miedo a personas desconocidas le crearemos una zona segura en casa donde sepa que nadie va a molestarle y le pediremos que vaya allí cuando lleguen las visitas. O puede ser que a un perro que se pelea por la “pelota” en el parque lo llamemos antes de que se inicie la disputa y nos lo llevemos a un lugar más apartado para jugar con él, dejando a los demás en un entorno seguro.

También estando en parques evitemos que los perros grandes se mezclen con los pequeños si no se conocen, siempre se corre el riesgo que aunque estén jugando puedan accidentalmente lastimarlos por la fuerza que tienen.

Cada perro es un caso distinto y hay que escoger soluciones a medida para cada cuál.

Sugerimos que los perros que requieren listón rojo sean atendidos por un entrenador profesional antes de intentar sacarlo a parques o sitios pet friendly. Así como involucrarnos en su adiestramiento el cual nos servirá a entender el origen de su comportamiento pues el entrenamiento no es solo para el perro sino que es un lazo entre ambos y en muchas ocasiones los humanos les trasmitimos nuestros nervios o preocupaciones, es por ello que tú como dueño responsable debes hacer tu parte para que su actitud sea mas pacífica.

Los que necesitan listón naranja y amarillo no pueden estar sin supervisión o sin correa en parques caninos y si éstos se abarrotan el perro deberá de salir del corral por su seguridad y la de los demás.

Comparte esta información y busca un entrenador canino 1 a 1, no creas en la magia de mandar a tu perro a un campamento unas semanas y esperar que te regresen un perro entrenado sin que lo hayan maltratado, lo cual es una práctica común de “entrenadores” que no saben lo que hacen y que agravan más el problema en lugar de solucionarlo.