"Citlal Tépetl" el perro de las nieves.

22050287_1228364627267595_7304039987544308858_n.png

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El fin de semana hicieron un homenaje a Citla, el perro alpinista del Pico de Orizaba que murió el pasado jueves. Lo enterraron al lado de su piedra favorita a 4,100 metros en donde él esperaba cada mañana a los alpinistas para acompañarlos en sus expediciones.

 

Citla nació hace 14 años en el gran telescopio milimétrico justo cuando su construcción estaba iniciando, vivió en el Pico de Orizaba solo, sobreviviendo con la comida que le daban algunos alpinistas, las cicatrices que tiene son por peleas con coyotes que viven en la zona. Citla salvó a muchas personas al ser su guía cuando notaba que éstos se encontraban perdidos o en peligro, hay muchas historias de sus hazañas de héroe, hay muchas pero por lo pronto te compartimos 2:

 

En el 2012 una familia subió la montaña pero una tormenta de nieve cubrió los senderos lo que haría imposible continuar el ascenso fué cuando empezaron a escuchar los ladridos de Citla, así que la familia caminó hacia él, quien movía su colita y comenzó a caminar / esperar a que lo alcanzaran, y cuando llegaban a él nuevamente empezaba a caminar, hasta que los hizo llegar al refugio, cuando entraron empezaron a buscar al dueño del perro, pero oh sorpresa no había nadie, no sabían que se encontraron con el ángel guardián de la montaña, la familia pasó la noche en el refugio y en cuanto salió el sol emprendieron su camino sanos y salvos.

Otra historia cuenta que Citla se dió cuenta en una de las expediciones que una jovencita presentaba inicios de hipotermia, el no dejaba de ladrarle a ella y a su familia para que le pusieran atención, ellos pensaban que el perro estaba jugando pero de pronto la chica empezó a tener alucinaciones y la atendieron enseguida, la madre de la joven dice que si no fuera por Citla, su hija hubiera fallecido, así que ella fue una de las personas que acompañó a Citla a darle su último adiós y agradecerle nuevamente el haber salvado la vida de su hija.

 

Citla era considerado uno de los guías de alpinismo más experimentados del mundo, conocía perfectamente las 3 rutas de ascenso de la cara sur del pico de Orizaba y a veces subía a la cumbre a 5 mil 630 metros sobre el nivel del mar, siempre acompañaba a los alpinistas y percibía a los que sufrían del “Mal de la montaña” de quienes no se separaba.

 

Ésta historia nos demuestra una vez más que el perro es el mejor amigo del hombre, que su fidelidad incondicional no tiene precio y que si ayudas a tu perro a explotar su potencial, éste se puede convertir en un super perro como lo fue Citla.

  

citla.png
Estas fotos son de la útlima expedición de Citla y el entierro en la montaña.