Tip: Cómo enseñar a tu perro a no pedir comida en la mesa

21686351_1215577351879656_1479723148422530979_n.png

Tener al perro viéndote todo el tiempo mientras comes, escucharlo que llora, o que te toca con su patita para que le des una probadita de tu plato es un problema grave. Tal vez a ti no te importa y le das una probadita, pero cuando tienes invitados en casa o si estás en un restaurante pet friendly puede ser vergonzoso para tí. Te cuento lo que hicimos con nuestra Vicky para que dejara de hacer ésto en cada comida.

 

Si un perro pide comida en la mesa insistentemente y necesitamos una solución para mantenerlo tranquilo y alejado de los comensales, podemos hacer lo siguiente:

 

261d-1f3fe.png

Prevenir

Es lo que tienes que hacer desde que es un cachorro, no le des nunca de tu comida, para que tu perro nunca tenga expectativas de recibir algo y que le ahorres el sufrimiento innecesario.

 

Incluye a los otros miembros de la familia en ésto y pongan como regla:

  1. Absolutamente nadie le puede dar comida a los perros desde la mesa

  2. Asegurarnos de que otros miembros de la familia no hagan excepciones o lo hagan a escondidas.

  3. Que los invitados tampoco den bocadillos al perro.

Sólo así lograremos que el perro no esté sufriendo innecesariamente por esperar un bocadillo que ni siquiera forma parte de su dieta y que probablemente le puede caer mal.

 

photo.jpg

Alimentarlo antes

Un perro saciado se porta mejor que uno hambriento. Recuerda que nuestra comida huele mejor y es menos aburrida que la del perro, trata de servirle su tazón de alimento antes de que comas tú, así el no tendrá el deseo de tomar más bocadillos.

 

Darle un juguete o treat si se queda en su camita,

1f36a.png

Darle un juguete o treat si se queda en su camita  

Es idea que cada perro tenga un lugar en la casa, en donde estén permanentemente su cama o juguetes,  explícale en su idioma que si se queda quieto en ese lugar recibirá un premio. Y si no hace caso lo regañarás en el momento.

 

Cada que el perro regrese a la mesa tendrás que decirle “No” con tono mandón y firme y lo llevaremos a su camita, una vez que éste haga caso podemos darle algún treat y felicitarlo, haz este ejercicio hasta que el perro entienda.

 

Ahora el reto es lograr que permanezca ahí mientras los humanos comen, dale premios cada 2-3 minutos siempre y cuando permanezca en su camita, ve aumentando el tiempo entre cada premio de forma progresiva, una vez que dominen este ejercicio podremos colocar la camita un poco más lejos del comedor y en un espacio más tranquilo para el perro.

 

Si este ejercicio se practica de forma consistente, los resultados son muy positivos. En pocos días o semanas, el perro aprende a quedarse tumbado en su sitio y no mendigar mientras comemos. Es una buena solución para evitar que pida comida.