Sharona en Italia: Venecia (1/2)

Sharona es una de nuestros #PerrosReporteros y desde el otro lado del mundo nos comparte la cultura amigable con mascotas que realmente se vive en cada esquina.

Primera parada: Venecia. Viajaron en tren desde Alemania, la línea se llama DB Bahn éste uno de los transportes públicos de Europa. Como les hemos platicado antes, los perros no tiene problema para viajar con sus familias humanas en los trenes de Europa, si el perro es chiquito y se puede cargar no tiene que pagar extra, perros medianos o grandes tienen que comprar un “Boleto canino”, las vistas al viajar en tren son maravillosas así que es un deleite cada paseo.

En venecia sólo te puedes mover en barco o góndola, pero los perros sólo son permitidos por algunos gondoleros, de hecho hay uno que es famoso por que siempre trae a su perro y te deja subir con el tuyo. El hotel de Venecia en donde se hospedó Sharona y sus humanos es el Ariel Silva, que está a 10 minutos de la estación de trenes, incluye desayuno y te permiten que tu perro permanezca contigo mientras comes, éste hotel ya fué agregado a nuestro mapa de sitios certificados como pet friendly por nuestros #PerrosReporteros.

En toda la isla hay restaurantes con terrazas pet friendly, el preferido de Sharona es Riva del Vin que tiene una hermosa vista al Gran Canal y el Ponte del Rialto, que es el puente más famoso de Venecia. 

En cuanto a la entrada a tiendas de ropa, recuerditos, muebles, artesanías, etc. nunca tuvieron ningún problema para que la perrita entrara. Sin embargo los perritos no son permitidos en la mayoría de los museos e iglesias; la basílica de San Marcos por ejemplo no permite la entrada a los perritos. Las opciones que pueden tomar si quieren viajar con su perro es encontrar un dog sitter local para que lo cuide, o como hicimos nosotros que nos turnamos para entrar mientras la otra persona cuidaba a la perrita. En el caso de la basílica de San Marcos no se podía entrar, pero no había ningún problema en estar en la plaza San Marcos.

Otro punto a considerar si deciden viajar con su perrito es que las calles de Venecia son muy angostas, y sobretodo en el centro de la ciudad se van a encontrar con muchas personas caminando por lo que si su perrito no está entrenado para caminar entre muchas personas podrían tener algún problema.

Esperamos que les haya gustado nuestra reseña, les invitamos a que lean nuestra reseña sobre Roma, que fue nuestro siguiente destino en Italia.