Freddie Mercury y sus gatos, una historia de amor

Freddie Mercury amaba a sus gatos, le daban fiel compañía en sus momentos más tristes, incluso les escribió canciones y cada uno de sus gatos tenía una habitación en su mansión de Londres.

 Freddie y Tiffany en 1988

Freddie y Tiffany en 1988

Freddie conoció a sus primeros gatos en los 70´s, compró a Tom y Jerry con su novia, quien sería quien cuidaría a los gatos cuando Freddie estaría de gira. Después fue sumando más gatos a su hogar y los llamó Tiffany, Dorothy, Delilah, Goliath, Lily, Miko, Oscar y Romeo, todos ellos tenían un gran regalo cada navidad por que eran tratados como hijos de Mercury, quien daba órdenes de que los gatos tuvieran la mansión y el patio libre en el día y en la noche dormirían adentro.


 Goliath y Tiffany con Freddie

Goliath y Tiffany con Freddie

En una ocasión Goliath, uno de sus gatos, desapareció por varias horas, estaba fuera de la propiedad, así que Freddie ordenó a todos que fueran en su rescate, cuando el minino apareció Freddie no dejó de abrazarlo por 5 minutos y después de eso lo empezó a regañar por haberse escapado, la escena fue encantadora por que el regaño era igual que el de una madre a su hijo pequeño.



En 1985 Freddie dedicó canciones a sus gatos: Jerry, Tom, Oscar, y Tiffany, titulada Mr Bad Guy, dirigida a todos los cat lovers y nadie más. Escucha su canción.

Su gata Delilah fue de sus favoritas, era la que más cargaba y apapachaba, ella dormía en la cama de Freddie, quien estuvo acariciándola en su lecho de muerte en 1991.

Write here…

Gracias Freddie Mercury